• Julio de la Rosa se explaya...

    From Enric Lleal Serra@2:343/107.1 to All on Tue Sep 21 14:35:26 2010
    ­Hola All!


    De la lista de correo de Europa3-Música os traigo una opinión para leer y meditar (otra más) sobre el sistema establecido y lo que está cambiando...




    Xavier Valiño ha hecho una entrevista a Julio de la Rosa (que sé tiene sus seguidores por aquí) y en una de las respuestas le remite a este texto suyo:

    http://www.clubcultura.com/diariode/1186/JuliodelaRosa.html

    ¿Qué está pasando en la industria musical? 03/08/2010

    Últimamente, a mi alrededor, no paro de oír hablar sobre la situación de la industria musical. No es que yo me baje música. Y no tengo nada que ver con los
    internautas que hablan de la gratuidad infinita. Pero, bajo mi punto de vista, el dilema moral en toda esta historia no tiene ningún sentido. Esto ha sucedido, la estructura ha cambiado. La música sigue generando dinero pero ya no del mismo modo. ¿Por qué los músicos no nos hemos echado a la calle en masa para denunciar lo que está pasando? ¡Nos están robando nuestras creaciones, las
    descargas nos quitan el pan! Podemos excluir aquí a esas estrellas que vendían millones, o a los músicos que trabajan en empresas del sector, pero os aseguro que son muy poquitos en relación a todos los que somos. Los músicos de antaño se manifestaron incluso cuando inventaron el tocadiscos, porque: 'si la gente puede oír la música que quiera en su casa, ¿quién va a venir a los conciertos?'. La mayor parte de los músicos de hoy no nos hemos manifestado porque nunca nos hemos pagado el alquiler con la venta de nuestros discos. Miles de músicos están contentísimos con internet porque ahora pueden llegar a un público que antes tenían vetado por la estructura industrial, contentísimos de poder tocar en una pequeña sala y que vayan a verles; algunos, incluso, por fin están haciendo caja.

    Y es que los músicos ingresamos dinero, básicamente, por tres vías. Aquí dejo a
    un lado mi labor como compositor de bandas sonoras, trabajo que se cobra por encargo y que nada tiene que ver con el oficio de intérprete 'compongo-grabo disco-toco por ahí':

    1. Por royalties. Así se denomina a los beneficios generados por la venta de discos. El porcentaje de royalties establecido para el músico ha rondado siempre entre el 1 y el 9% de las ventas de cada disco. Es decir, las discográficas han ido obteniendo entre el 99 y el 91% de los beneficios generados por cada disco publicado. Muy poquitos músicos hemos podido ni siquiera pagar las facturas, ya digo, con la venta de discos. Esto siempre ha sido así y así es como sigue siendo. Los músicos nunca nos hemos quejado por ello, ni yo lo voy a hacer ahora: un disco en el mercado es lo que nos permite tocar en directo. (Un inciso. Si te da por hacer tus cálculos sobre los beneficios de la discográfica, no puedes contar los euros que se lleva la fábrica, ni la distribuidora, ni la tienda, ni el estudio de grabación ni el diseñador, entre otros, así que ese 91 ó 99% hay que aplicarlo sobre el escueto
    beneficio que se queda la discográfica. El 9 ó 1% que se queda el músico también es escueto, sí).

    2. Por derechos de autor, asunto de sobra conocido gracias a la actual gestión de la Sgae. Cuando una canción suena en un medio de difusión pública genera un dinero que la Sgae debe recaudar y repartirlo entre los compositores y entre las editoriales musicales que gestionan sus derechos. Una editorial musical es una empresa que, a cambio de promocionar tus canciones en distintos medios, se queda con un 50%, un 60, un 40, un 30, de esos derechos de autor que se generan
    cuando tu música obtiene una difusión pública con ánimo de lucro. A no ser que tengas mucha suerte, lo habitual es que la editorial no te pueda colocar tu bonita canción en un anuncio ni en ningún lado; pero al firmar la cesión de derechos te da un adelanto de dinerito fresco que siempre viene bien a cualquier aspirante a bohemio que se precie. Con ese dinero uno hace un disco, si no te lo gastas en vete tú a saber qué, y luego la editorial cobra su adelanto de lo que ingresas por Sgae.

    En los últimos años, el afán recaudatorio de la Sgae y la falta de cortapisas que ha recibido de los distintos gobiernos -ante el auge de internet y la falta
    de legislación-, ha llevado este circo más lejos de lo que ellos mismos podían imaginar. Ya hay un pueblo en España que sólo pone música copyleft, ahí es nada. Pero, ¿cómo se les ocurrió gravar con un canon antipiratería los cd's vírgenes? ¿Por qué una entidad de servicio al músico se ha convertido casi en un organismo policial? ¿No se dan cuenta de que están abusando de su poder y que eso va tanto en su contra como en la nuestra? Porque están poniendo a la opinión pública en contra de los músicos: que si somos unos vagos y unas sanguijuelas del sistema. Los mismos trabajadores de la Sgae están ya rebelándose contra su cúpula. ¿Para cuándo unas elecciones en Sgae en las que podamos votar a sus dirigentes de un modo equitativo? No tiene sentido que los socios que más dinero generen, más papeletas dispongan. Imagínense un mundo (si
    como está ya es jodido.), en el que un millonario pudiera votar quince veces a su candidato favorito y un mileurista solo una.

    Pese a todo, la Sgae, mientras se ha mantenido dentro del sentido común, y como
    tantas otras entidades de gestión de propiedad intelectual en el mundo, es un organismo muy loable y necesario para los músicos y la música. Antes de perder la cabeza así lo era, y nunca es tarde para recuperarla. El currito de la música, a pesar de vivir de sus canciones, sólo cotiza de vez en cuando; no tiene derecho a paro, ni baja por enfermedad, etc. La Sgae concede desde descuentos en instrumentos a créditos personales: créditos sin intereses, que sí, que concede según los ingresos generados el año anterior. Soy de la opinión
    de que los derechos de autor son algo legítimo, cosa que nunca se puso en duda hasta que esta entidad comenzó a enviar agentes secretos a bodas, etc. Y a propósito: la música en las bodas tiene una difusión pública, sí, pero ¿no es una boda un evento privado y sin ánimo de lucro? Salvo el interés que puedan tener los novios en amueblarse el piso a costa de sus familiares, pero eso es otra historia. Porque, ¿el que invite a sus amigos a casa para celebrar su cumpleaños tendrá que pagar a Sgae? ¿O le dirán a la casera que pague ella, que
    es la que se lucra con el alquiler de ese piso que permite la difusión de esa música? En fin. A este tipo de gestión es a la que me refiero. Por eso aprovecho este texto para rogar una revisión urgente en las directrices y en los dirigentes de la entidad.

    3. Estábamos en las vías por las que un músico ingresa su dinero. Y llegamos por fin a la madre del cordero: Por conciertos. Los músicos, de toda la vida de
    dios, hemos pagado el alquiler tocando en directo. Aquí el manager o agencia de
    contratación (también llamada booking, si tu agencia es guay), cobra entre el 15 y el 25% de los beneficios de cada bolo.
    Ahora, a pesar del directo, la cosa se complica. Las revistas necesitan un disco para que aparezcas, las emisoras un disco para programarte, es decir, los
    músicos necesitamos un disco para salir de gira. Las discográficas no pueden pagar un mes de grabación como hacían antes, porque, a pesar de su, digamos, 95% de margen de beneficio sobre cada disco, ahora sí que no ganan un duro. Por
    eso las discográficas graban actualmente un disco en cuatro días. A mí, personalmente, me da igual: muchos de mis discos favoritos de blues y de jazz están grabados en directo y con dos micros en la sala. De hecho, mi último disco lo grabé en un día. Y por otro lado, la tecnología ya permite grabar muy bien en casa. Mi nuevo disco me lo estoy haciendo en casa. Y me gusta cómo suena, pero qué más da: acabará escuchándose en mp3 baja resolución a través de
    los bafles de mierda de un ordenador. ¡Milagros de la tecnología!

    Pero claro, dicen que corre el peligro de que se dejen de hacer discos porque ya no hay dinero para hacerlos: las discográficas ya no pueden sostener la industria. Curiosamente el dinero sigue fluyendo y se consume más música que nunca por canales antaño impensables. A los que hablan del apocalipsis: ¿Qué pasaría si las discográficas dejaran de hacer discos, y las productoras de hacer películas? Pues, probablemente, los proveedores de internet y las páginas
    webs que sirven canciones y películas acabarían pagando esos discos y esas películas para seguir teniendo contenidos que ofrecer. ¿Por qué? Porque ganan mucha pasta con ello. ¿Lo que ha pasado no es que el dinero ha cambiado de manos? A ver, las discográficas, por sí solas, ya no son rentables. Antes el disco era un fin en sí mismo, hoy es un medio. Casi una tarjeta de visita. Y como tal, no tiene por qué desaparecer. Pero la discográfica, como negocio aislado en sí mismo, es un oficio en extinción, como tantos otros a lo largo de
    la Historia. Por eso la mayoría está abriendo campo y busca también la editorial y el booking de sus músicos. El pastel ahora está en manos de esos proveedores de internet, esas páginas webs, los P2P. De hecho, mira cómo Movistar y otras se están montando ya sus propias discográficas-editoriales-booking-tienda. Por algo será.

    A mí me da igual si todo revienta y tenemos que empezar de cero, la mayoría de los músicos nos hemos llevado así toda la vida: carretera y manta. Pero ya he oído clamar por un canon a las telefónicas: dejando a un lado que las telefónicas tienen demasiada fuerza, resulta que al final serían los usuarios quienes acabarían pagando ese canon (otro más). Además, a estas alturas del circo, el usuario no puede pensar en un servicio añadido, ya que se le criminaliza de nuevo. Porque, ¿quién se atreve a decirle a las telefónicas que paguen un canon sin que suban (aún más) los precios de la banda ancha? El negocio al fin y al cabo lo están haciendo ellos: ni los usuarios, ni las discográficas, ni los músicos.

    Quién sabe si la gente que trabaja en discográficas moribundas pasará a trabajar en discográficas telefónicas. A mí personalmente me da igual trabajar para Everlasting o Universal que para Movistar u Ono. O incluso para ninguna de
    ellas: la autoedición de nuevo en auge, solo o entre amigos. Pero a lo que voy:
    estaría bien que se pusieran todos de acuerdo. Al fin y al cabo, los porcentajes que van para el músico desde una descarga legal mediante iTunes también son ridículos.

    Y aquí me gustaría desmentir esa idea de que, con internet, por fin la música se deshará de sus intermediarios. Los intermediarios siempre van a estar ahí, y
    siempre serán necesarios. Pero habría que establecer nuevos modelos que cuiden a los principales implicados: el emisor y el receptor, esto es, el músico y el oyente. Porque si no miren lo que pasa.

    En definitiva, ha llegado un nuevo modelo industrial para la música, y bienvenido sea. Así que, por favor, lleguen a sus acuerdos cuanto antes y dejen
    de criminalizar al usuario, a las webs, o incluso a los músicos. Déjennos seguir haciendo música, que nuestro esfuerzo nos lleva. Porque, cuando todos los que mueven los hilos se aburran de este negocio y estén ya dedicándose a vender móviles, a servir pizzas o a especular con inmuebles, nosotros seguiremos haciendo canciones.




    -
    A reveure!!
    Enric
    _____________________________________________________________________
    FidoNet: 2:343/107.1 | beholderbbs.org | fidonet.cat | fidonet.ws
    InterNet: kishpa(at)kishpa(dot)com | kishpa.com | GPG#0xDCCB8CFC

    ... La vida es como el palo de un gallinero: corta y llena de mierda.
    --- crashmail + golded + binkd
    * Origin: Black flag & crossed bones : Eye Of The Beholder BBS! (2:343/107.1)