• KLF

    From Enric Lleal Serra@2:343/107.1 to All on Thu Oct 14 10:53:30 2010
    ­Hola All!

    De la compra de un CD recopilatorio de esta banda inglesa, Xavier Valiño de Ultrasonica me ha hecho llegar un artículo que escribió sobre ellos hace unos años y que tiene publicado en uno de sus libros...


    *The KLF: la historia más grande jamás contada*
    Por Xavier Valiño


    ¿Qué coño está pasando? ("¿What The Fuck Is Going On?"; The KLF)

    The KLF tenían que estar aquí. Si estrechamos más de lo normal los límites de este libro, son casi el único grupo que se lo merece. The KLF fueron el punk; más concretamente, el punk de la música de baile, aunque con una diferencia crucial: The KLF sí lo siguieron al pie de la letra y casi sin pretenderlo. Nunca tuvieron un mánager o una compañía discográfica poderosa detrás. Nunca se
    movieron por dinero. Y se les puede atribuir algunas de las acciones más punk jamás perpetradas por un grupo de éxito.

    Aún hoy, The KLF son casi una entidad anónima. Mucho más aún fuera de las Islas
    Británicas. Sin entrar en muchos detalles, se puede afirmar que Bill Drummond era el cerebro para la acción y Jimmy Cauty el cerebro musical del grupo. Juntos parieron proyectos sin fin que fueron, al mismo tiempo, deslumbrantes, estúpidos y subversivos.

    A pesar de ser ya entonces padres de familia, se comportaban a veces como terroristas concienciados para, al minuto, parecer adolescentes descerebrados. Más de una vez modificaron los anuncios publicitarios para traerlos a sus inexistentes causas. Robaron retazos de un buen montón de canciones conocidas y
    las colocaron en su debut de 1987, What The Fuck's Going On?, toda una declaración a favor de la cultura del sample y del hip-hop. No era simplemente desgana, sino provocación: la estrategia de subrayar las absurdas normas de la sociedad para destrozarlas descaradamente a continuación.

    En los cinco años en los que pasaron de ser una más que simpática novedad en el
    mundo de la música de baile a unos artistas de éxito masivo con credibilidad, para acabar, más tarde, otra vez en el punto de partida, el dúo nunca se comprometió con nada ni nadie.

    Quemaron un enorme hombre de paja en una isla remota para celebrar el solsticio
    de verano. Intentaron comprar todo el espacio disponible en la revista musical más influyente del mundo, New Musical Express, sólo para colocar allí sus propios artículos. Incluso, en sus momentos más desquiciados, pensaron seriamente en amputarse una mano o cortar con una sierra eléctrica las piernas de un elefante delante de la plana mayor de la industria musical británica. Y, no menos importante, editaron unos cuantos discos brillantes.

    También se gastaron una fortuna en comprar coches blindados y submarinos. Pagaron por anuncios de televisión que nadie comprendió en su momento e hicieron películas que casi nadie llegó a ver. Dieron el dinero que recibieron por alguna de sus actuaciones al público asistente. Al final, cuando consiguieron un éxito desbordado en 1991, tomaron más dinero del que nunca podrían gastar y lo quemaron, convirtiendo sus cenizas en un ladrillo.

    Provocadores o lunáticos, cínicos u oportunistas en busca de publicidad, vivieron más intensamente esos cinco años que la mayor parte de los grupos en toda su extensa carrera. Ni siquiera se paraban a explicar sus acciones o a intentar acaparar la atención de los medios; de hecho, muchos de sus golpes se produjeron lejos del ojo público. Toda la ironía e impacto teatral de sus acciones tenía una esencia romántica y mística, un sentimiento de que hay más en esta vida y, sobre todo, de que puede haber mucho más en el rock que simplemente dejarse llevar.

    Así, se convirtieron en algo más importante de lo que ellos mismos pudieron imaginarse. Por todas estas razones, conviene recordarlos.

    The KLF vivieron bajo distintas encarnaciones: Lord Rock y Time Boy, The Timelords, Rockman Rock y Kingboy D., The Justified Ancients Of Mu Mu, The JAMs, The Forever Ancients Liberation Loophole, The FALL, The K Foundation... Tanto nombre no ocultaba más que a Bill Drummond y Jimmy Cauty. Ésta es su historia en común, al menos la que nos han dejado conocer.

    Bill Drummond, nacido en Sudáfrica en 1953, se inicia en la música formando parte del grupo punk de Liverpool Big In Japan, con Ian Broudie -más tarde líder de The Lightning Seeds-, y Holly Johnson -posteriormente cantante de Frankie Goes To Hollywood-. En 1978 crea Zoo Records y empieza a editar discos de bandas como Echo And The Bunnymen o The Teardrop Explodes -la banda de Julian Cope-, grupos de los que se convierte en mánager.

    Tras una agria ruptura con ambos grupos, pasa a trabajar en la multinacional WEA como responsable de bandas como Strawberry Switchblade, Zodiac Mindwarp And
    The Love Reaction o Brilliant, el grupo en el que milita Jimmy Cauty y que era producido por el entonces imbatible triunvirato comercial que formaban Stock, Aitken y Waterman.

    Al no alcanzar Brilliant el éxito en su país, Bill Drummond deja su trabajo en 1986 para, a continuación, grabar su primer disco en solitario, The Man, editado por la reputada discográfica Creation. En él aparece la polémica "Julian Cope Is Dead" ("Julian Cope está muerto"), en respuesta a la canción "Bill Drummond Said" ("Bill Drummond dijo") que se encontraba en el álbum Fried
    de Julian Cope.

    A partir de ese momento, comienza la colaboración musical con Jimmy Cauty. Jimmy, que había nacido en Devon en 1956, había sido el guitarrista de Brilliant justo antes de formar uno de los grupos clave en la imparable ascensión posterior de la música de baile, The Orb, junto a Alex Paterson. Tras
    dejarlo, forma The KLF con Bill Drummond. Más adelante, con el alias de Acoustic Advanced Armament (Armamento Avanzado Acústico), experimentaría con armas de baja frecuencia que le compra al Ministerio de Defensa británico.

    Durante los cinco años que The KLF funcionan a pleno rendimiento, consiguen varios números uno en las listas de singles, otros tantos que se quedan entre los cinco de más éxito y venden más de siete millones de copias de sus álbumes,
    en especial de The White Room. Los números, ya se sabe, poco dicen, pero resulta curioso que tomaran las listas al asalto unos tipos a los que nadie identificaba por la calle y que han dejado para la posteridad una forma de actuar, cuando menos, atípica.

    En marzo de 1987 Bill Drummond y Jimmy Cauty se unen bajo el nombre de The Justified Ancients Of Mu Mu, también conocidos como The JAMs. Su nombre lo extraen del libro Illuminatus! de Robert Anton Wilson, una trilogía de ciencia-ficción en el que The Justified Ancients Of Mu Mu eran los Señores del Desgobierno, cuyo único objetivo era llevar el caos adondequiera que fueran. Nada más apropiado, según se tendría ocasión de comprobar poco después.

    Su primer single, "All You Need Is Love", se convierte en un éxito en las pistas de baile con un contenido un tanto atípico, ya que hablaba de la cobertura que por entonces se le estaba dando al SIDA, e incluía samples de las
    noticias de la BBC, de la explosiva Sam Fox y de los mismísimos Beatles.

    Todo el mundo baila la canción en los clubes, pero nadie compra el disco. Cuando se reedita para evitar problemas con los derechos de autor, llega a ser un relativo éxito en las listas independientes, convirtiéndose en uno de los primeros grupos en llevar a las listas la técnica de los samples, o pequeños muestreos de canciones de otros artistas para configurar una nueva.

    El álbum que le sigue ya avanza lo que se viene encima desde el título, 1987 (What The Fuck's Going On) (1987, ¿Qué coño está pasando?). La técnica de cortar trozos de canciones de otros artistas y pegarlas para hacerlas suyas se convierte en la marca de un disco que se promociona colocando un cartel publicitario gigante con letras blancas en un rascacielos.

    En el disco hay una canción, "The Queen And I", que tenía algo más que pequeños
    trozos del archiconocido "Dancing Queen" de ABBA. El grupo sueco, a través de su compañía discográfica y de su mánager, probablemente incómodos por el título
    del álbum, pide que se retiren todas las copias del disco y se destruyan.

    Ni cortos ni perezosos, Bill Drummond y Jimmy Cauty meten todas las copias existentes aún no vendidas de su disco en el maletero de un coche y se embarcan
    en un ferry rumbo a Suecia junto a un periodista del New Musical Express, con la idea de convencer a los componentes del grupo nórdico más famoso de la historia del pop.

    Al no conseguir ni tan siquiera aproximarse a ABBA, deciden enviarles un mensaje en forma de disco de oro a través de una prostituta sueca. En el viaje de vuelta hacia el ferry, encuentran un idílico bosque en el que prenden fuego a la mayoría de copias del disco -otra pequeña parte la tiran por la borda del ferry y las 150 copias restantes se las quedan, por lo que pueda pasar-. La humareda que se levanta atrae la atención de un granjero armado que la emprende
    a tiros con ellos. En su retirada, aún tienen tiempo de hacer unas fotografías que servirían para la portada de su segundo disco.

    Poco después, los representantes de ABBA acceden a retirar los cargos de la denuncia interpuesta siempre que no se fabriquen más discos. The KLF aceptan y,
    acto seguido, editan una versión censurada de su disco sin los fragmentos polémicos y con largas partes en blanco, aunque con instrucciones sobre como recomponer el disco original.

    Evidentemente, no se han arrepentido lo más mínimo y, para su siguiente single,
    "Whitney Joins The JAMs" ("Whitney se une a The JAMs") utilizan numerosos samples de Whitney Houston. El single se distribuye entre distintos pinchadiscos y nunca se llega a editar comercialmente.

    De todas formas, algo del revuelo ocasionado llega al oído de la diva estadounidense -probablemente bastante alejado de lo que era la auténtica realidad-, ya que les ofrece remezclar una de sus canciones. The KLF lo rechazan. A Whitney Houston no le convence la negativa y trata de persuadir a los productores de su primera película, El guardaespaldas, para que The KLF sean los compositores de la banda sonora.

    Antes de que los productores se vean obligados a darle una negativa a la estrella estadounidense, The KLF rechaza la propuesta de nuevo, y la banda sonora se convierte en la más vendida de la historia. En su lugar, ellos editan
    un segundo disco, Who Killed The JAMs? (¿Quién mató a The JAMs?)

    Su siguiente single se convierte en un número uno inmediato. Editado bajo la encarnación de The Timelords, la canción "Doctorin' The Tardis" parece una enorme tomadura de pelo con una frase, "You Wot?" ("¿Tú qué?"), repetida por encima de la melodía del "Rock'n'Roll" de Gary Glitter y samples de "Blockbuster" de The Sweet y de la sintonía de la serie de televisión Dr. Who.

    No contentos con ridiculizar a la industria del disco británica con una estúpida canción en la que ni siquiera habían tocado, el dúo presenta su nuevo grupo como una banda liderada por un coche americano policial de los 70. Según la campaña de promoción, el coche asegura ser "una criatura de los 70 y pensé que si mezclaba dos de los elementos esenciales de la década, Dr. Who y Gary Glitter, tendría un éxito en mis manos".

    Como no les ha resultado especialmente complicado llegar a lo más alto de las listas, publican su fórmula en un libro titulado The Manual (How To Have A Number One The Easy Way) -El manual (Cómo conseguir un número uno fácilmente)-.
    En él revelan sus "'zenarquistas' métodos usados para conseguir que lo impensable se convierta en realidad", y ofrecen instrucciones prácticas y completamente detalladas para alcanzar un número uno a la primera intentona. "No se necesita experiencia previa", aseguran.

    Además, garantizan los resultados con una oferta tipo hipermercado: si en tres meses no se consigue un número uno en las listas británicas, devolverán el dinero pagado por el libro. Eso sí, ponen la condición de que se deben seguir sus instrucciones al pie de la letra.

    'Lo primero es un ritmo de baile irresistible. Cuando escribimos esto, estamos en el 'verano del amor' de 1988 y aconsejamos a todo el mundo que esté buscando
    el ritmo perfecto que pasen la noche en una fiesta de acid house, que beban poco alcohol, que pierdan su cabeza en la pista de baile y que agiten sus brazos en el aire hasta que lo sientan. Por supuesto, las drogas son algo que no puede parecer que recomendamos, pero entendemos que un narcótico muy conocido consigue aclarar todo esto mucho mejor', indicaban en su manual.

    Que se sepa, al menos un dúo austriaco llamado Edelweiss sigue sus instrucciones y vende más de un par de millones de copias de su single "Bring Me Edelweiss", que utiliza samples de otra canción de -venga cebarse con ellos-
    ABBA, "SOS", colocándolo en el número uno de varios países europeos. Sólo llegan al número cinco de las listas del Reino Unido pero, con deportividad, no
    reclaman las 5 libras y 99 peniques de su compra (unos 8,5 euros).

    Tras anunciar la banda sonora de una película que nunca nadie ve y editar el que es, probablemente, el disco de chill-out más extremo jamás grabado, Chill-Out -que, además, se puede considerar un precursor del género-, publican un single con el título de "Kylie Said To Jason" ("Kylie le dijo a Jason").

    Conviene recordar que, por aquel entonces, los dos mayores ídolos de los adolescentes, Kylie Minogue y Jason Donovan, salían juntos, así que la perspectiva de un dúo en la cima de su creatividad y credibilidad hablando de tales personajes entrañaba el riesgo más que evidente de que su carrera se precipitara al vacío inexorablemente.

    A partir de ese momento, se les conoce también como The KLF (Kopyright Liberation Front, Frente de Liberación de los Derechos de Autor), convirtiéndose en el dúo de más éxito del momento y, con ello, el dinero empieza a pesarles en sus cuentas corrientes.

    Necesitan urgentemente explicarse. En una de sus escasas entrevistas dejan caer
    lo que se podría entender como su manifiesto: "Empezamos reaccionando contra 25
    años de historia del rock'n'roll. Nos inspiró el rap y el hip-hop, pero nos salió algo punk. Después llegó la escena de la música de baile y, obviamente, también se trataba de reaccionar contra la misma clase de cosas".

    Puede que tales palabras fueran lo más serio que nunca llegaron a decir, así que a continuación, en la misma entrevista, dejaban a su interlocutor totalmente desorientado al adelantar su intención de comprar un submarino y de grabar un disco techno a bordo del tren Transiberiano. Con tales antecedentes, hasta podía sonar totalmente creíble.

    Pocos meses más tarde, a finales de 1990, graban un disco que tampoco llega a editarse nunca. Según ellos, a mediados de 1990, mientras estaban en una rave -fiesta ilegal de música de baile organizada espontáneamente-, el sonido se paró y todo lo que se podía escuchar era la lluvia, las fábricas cercanas, los coches en las carreteras circundantes y un bajo y una batería a lo lejos.

    Esos ruidos son, exactamente, los que componen su siguiente grabación, sesión que se finaliza tras pasar sólo 45 minutos en el estudio. El disco, sin dato alguno, se lo hacen llegar a las puertas de los domicilios de distintos pinchadiscos, solicitándoles que elijan un título entre los ocho que proponen.

    En él sólo se encuentra una inscripción en la que se puede leer "It's Grim Up North" ("El Norte es horrible"). Poco después, aparecen algunos grandes carteles en las vallas publicitarias de distintas autopistas cercanas a Londres
    con esas palabras, lo que irrita a algunos conductores que piden a las autoridades que sean retirados de inmediato. Tan sólo aquellos que habían recibido el disco podían relacionar ambos hechos, ya que nadie se hacía responsable de los carteles.

    Otro cartel publicitario llama la atención a principios de 1991. Donde un periódico se había anunciado con "The Gulf: The coverage, the analysis, the facts" ("El Golfo: la cobertura, el análisis, los hechos"), en relación a la recién iniciada Guerra del Golfo Pérsico, alguien tacha las letras Gu y las cambia por una K, con lo que el cartel pasa a decir: "The KLF: la cobertura, el
    análisis, los hechos". Son demandados y se libran de la cárcel con una fianza.

    En el mes de febrero de ese año, el dúo tiene previsto participar en la ceremonia de entrega de los Brits, los premios musicales de la industria británica, pero la invitación les es retirada después de descubrirse que iban a
    aparecer montados en un par de elefantes y rodeados de ángeles blancos y guerreros zulúes que irían armados con lanzas y flechas.

    Nada extraño, pues, que para celebrar el solsticio de verano inviten, en el mes
    de junio, a un grupo de 50 periodistas, amigos y gente de la industria a volar desde Londres a un destino desconocido. El curioso grupo aparece en la Isla Jura, una de la Hébridas interiores, donde, tras pasar un 'control de pasaportes', en el que Bill Drummond hace de oficial de uniforme, se les pide que vistan unas túnicas amarillas para interpretar el papel de druidas y que vayan rumiando 'moooo' mientras siguen una procesión ritual por la isla.

    En una playa apartada asisten a la quema de un hombre de paja de unos 18 metros
    de alto en el que habían insertado previamente dinero en metálico. 'Los Ritos de Mu', que es como se les presenta el ritual a los alucinados invitados, acaba
    con una fiesta rave regada por champán. Al día siguiente, el mismo grupo de invitados sube al escenario de un concierto en Liverpool para hacer los coros de su single "Justified And Ancient" ("Justificado y viejo") mientras que
    The KLF se dedican a vender helados a la audiencia.

    En noviembre de ese mismo año reaparecen como The JAMs con una versión hardcore
    de "It's Grim Up North" y editan como The KLF su single "Justified And Ancient", con la colaboración en las voces de la estrella del country Tammy Wynette en lo que sería el primer éxito para ésta en las Islas Británicas tras más de 20 años.

    El vídeo, rodado en los estudios Pinewood, lugar en el que se filman habitualmente las películas de James Bond, incorpora guerreros tribales, guitarristas que portan hachas, el submarino y la camioneta de helados que el grupo acaba de comprar, druidas y helados gigantes.

    Tammy Wynette se pregunta cómo es que han pensado en ella y reconoce que no sabe si podrá seguir las partes vocales a ritmo de hip-hop tan rápidamente como
    se le requiere. Además, reconoce sentirse completamente desorientada en medio de semejante lío. "El escenario de James Bond es un caos la mayor parte del tiempo", declara, "y Bill y Jimmy parece que se han traído un mundo con ellos. Pero seguro que todo tiene sentido cuando se acabe. El mundo de Mu Mu parece más interesante que Tennesse, aunque no me gustaría vivir en él".

    Tan sólo unas semanas después, The KLF sitúan otro single en las listas, en este caso una versión de "3 a.m. Eternal" embrutecida por el ruido de su colaboración con el grupo de metal Extreme Noise Terror (Terror del Ruido Extremo).

    Su éxito les lleva a participar en la gala de entrega de los premios Brits en febrero de 1992. Esta vez no es posible cancelar la invitación, ya que son el grupo del momento y al que todos quieren ver en acción. De todas formas, la organización les retira unos cubos de sangre que pensaban tirar a la audiencia,
    compuesta por artistas y gente de la industria musical.

    Por su parte, el grupo Extreme Noise Terror, sus compañeros en la escenificación ruidosa que van a hacer de "3 a.m. Eternal" les comunican que si
    siguen con sus planes de destripar una oveja muerta en el escenario, no saldrán
    con ellos. "¡Somos vegetarianos!", alegan para justificarse.

    Pero ellos no se arredran y cambian de planes. Su actuación se convierte en la más recordada de su carrera, tanto por el hecho de ser televisada, como por el impacto que deja en todos los que pudieron contemplarla, habituados a apariciones anodinas de artistas inocuos o que no se salen del guión.

    Bill Drummond aparece en escena caminando con la ayuda de unas muletas, debido a una reciente caída, y con una falda escocesa y una cazadora de cuero por vestimenta, gritando: "¡Esto es la libertad de la televisión!" Tras interpretar
    "3 a.m. Eternal" saca una metralleta y dispara balas de fogueo a la audiencia, a la que también arrojan no se sabe bien qué sustancias líquidas.

    Después, se lanzan a una batalla campal con sus guitarras, rompen los micrófonos y se marchan anunciando "The KLF ha abandonado la industria musical", una cita similar a la de uno de los últimos conciertos de Elvis Presley en el que una voz anónima, para atajar los disturbios provocados por sus fans, informó: "Elvis Presley ha abandonado el edificio". Al mismo tiempo que ellos, algunos de los invitados a la entrega de premios se marchan del auditorio indignados.

    Curiosamente, tras su actuación se conoce que el grupo ha logrado el galardón al mejor grupo británico del año -¡junto a Simply Red!- y, en su retirada, deciden enviar a un mensajero a recogerlo. Aunque la organización lo impide, el
    motorista se lo arranca de las manos a Martika, la cantante que se lo iba a entregar, y tienen que recuperarlo por la fuerza.

    En la fiesta posterior a la ceremonia, el dúo se presenta en la puerta del Hotel Royal Lancaster Gate y deja el cadáver de una oveja en la puerta con una nota que dice: "He muerto por vosotros". Casi nadie sabe que la oveja se ha convertido en motivo recurrente del grupo en sus portadas y en algo así como su
    talismán desde que apareciera en la carátula de Chill-Out.

    En mayo del mismo año, el grupo se paga un anuncio a toda página en la publicación New Musical Express anunciando que deja de existir y que descatalogan todos sus discos, renunciando, por lo tanto, a los más que abundantes derechos de autor que están por llegar, justo en el momento de mayor
    éxito comercial.

    Durante 1993, en la prensa comienzan a aparecer anuncios a toda página. El primero habla de que La Fundación K, su nuevo alias con el objetivo de promover
    "el avance de la creatividad", ha pagado la grabación de una canción, "K Será Será (War Is Over If You Want It)" ("K Será Será. Las guerras se acaban si queréis"), en la que colabora el Coro del Ejército Ruso, y que será editado sólo cuando se consiga la paz mundial.

    Los principales administradores de la Fundación, Bill Drummond y Jimmy Cauty, emiten un comunicado en el que alegan que ellos no tienen nada que ver con la grabación, ya que han abandonado el mundo de la música. Por supuesto, la canción, que llega a escucharse en lugares como el Festival de Reading, nunca ve la luz comercialmente y sólo aparecen unas escasas copias en Israel y Palestina, como deferencia al acercamiento entre ambos gobiernos en los meses inmediatamente anteriores.

    Más crípticos son los otros anuncios que aparecen en esos meses: 'Abandonen Todo Arte Ahora' o 'Esperen Nuevas Instrucciones'. Todo se aclara con el último
    anuncio de la serie: 'Se nos ha comunicado que no han abandonado todo tipo de arte. Por lo tanto hay que tomar una Clara Acción Directa. La Fundación K recompensará con 40.000 libras (casi 60.000 euros) al artista que haya producido la peor pieza artística de los últimos doce meses'.

    Conviene recordar que en el Reino Unido se concede anualmente el Premio Turner,
    entonces dotado con 20.000 libras (casi 30.000 euros), al mejor artista del año, así que la afrenta iba claramente dirigida en esa dirección. La Fundación K invita a votar libremente a la gente y la ganadora resulta ser la misma que la del Premio Turner, Rachael Whiteread. De todas formas, no comunican su nombre hasta el intermedio de la retransmisión en directo de la entrega del Premio, para lo que tienen que pagarse de sus bolsillos tres anuncios en televisión.

    En la misma noche de la entrega del premio oficial, 25 testigos -críticos de arte y gente de la industria musical- son invitados a desplazarse a un destino incierto. En principio, el trayecto se realizaría en helicópteros, pero la intensa niebla les impide salir de su base, así que son recogidos en siete limosinas.

    Al llegar a un descampado, los testigos se encuentran con un lienzo enorme en el que hay un millón de libras (1.450.000 euros aproximadamente) en billetes de
    50 y un par de coches blindados protegiéndolo todo y desde los que se escucha incesantemente la canción "Money, Money, Money" de ABBA -otra vez ellos, sí-.

    Allí se les comunica a los sorprendidos participantes que la 'instalación artística', titulada 'Clavado en la madera', será vendida por 500.000 libras (unos 725.000 euros) y que el comprador tendrá de decidir si se lo queda como trabajo artístico o se lleva el dinero.

    Además, se les proporciona a cada uno 1.650 libras (unos 2.400 euros) para que las claven en una placa de madera, hasta completar las 40.000 libras del premio; 50 de esas libras (unos 72 euros) son para cada uno de los invitados como recompensa por participar en el acto. Parte del dinero, unas 8.000 libras (unos 11.600 euros), desaparecen en la performance y Bill Drummond y Jimmy Cauty tienen que reemplazar también esa cantidad para completar el total ofertado.

    Una vez consumada la operación, se dirigen a la Tate Gallery, lugar de la entrega del premio, y reclaman que la artista Rachael Whiteread salga. Ésta se niega, pero ante la evidencia de que el dúo tiene todo preparado para quemar el
    dinero, sale y lo acepta. Posteriormente declararía que se había tratado de un chantaje.

    Finalmente, cuando el dinero es devuelto a la mañana siguiente al Banco de Inglaterra, el millón de libras es clasificado como destrozado e inutilizado para su curso legal por los agujeros que se les han practicado a los billetes. Unas semanas más tarde, reciben una carta oficial en la que se les comunica que
    han sido multados con 8.000 libras (unos 11.600 euros) de sanción por ello.

    Incansables, el dúo planea algo más. En agosto del 94, acompañados sólo por su mánager, Alan Goodrick, y un periodista del diario The Observer, Jim Reid, se presentan de nuevo en la Isla Jura, esta vez con un millón de libras en sus maletas. Entre las 12:45 y las 2:45 del 23 de agosto queman 20.000 billetes de 50 libras. Nadie es testigo de su acción, aunque su mánager lo filma todo. El periodista declararía más tarde que se sintió 'aburrido' y 'culpable' mientras se quemaba el dinero. También reconocería que los billetes eran auténticos y que él mismo había acompañado al dúo a retirarlos del banco.

    Días más tarde, la gente del lugar empieza a encontrar billetes esparcidos por sus propiedades, así que la policía inicia sus pesquisas. Conociendo sus antecedentes en la Isla, un sargento llama a Bill Drummond a Londres y le pregunta directamente si ha sido él. Éste le responde que se pondrá en contacto
    con su socio Jimmy Cauty antes de responder, aunque nunca devuelve la llamada. El sargento tampoco insiste después de descubrir que el hecho no está tipificado como delito.

    La película resultante de la filmación nunca se proyecta comercialmente, pero sí se puede ver en pases privados en escuelas, prisiones o albergues para gente
    sin recursos. Aunque la película no tiene sonido, en cada ocasión se acompaña de un pequeño montaje con títeres, animales... A cada exhibición le sigue un turno de preguntas y respuestas en las que The KLF aceptan todo tipo de cuestiones, aunque se niegan a contestar la mayoría.

    Las cenizas resultantes de la quema del dinero se transforman en un ladrillo que presentan como una 'obra de arte'. Por su parte, los comentarios del público a las proyecciones se convierten en un libro con imágenes de la película titulado Viendo como la Fundación K quema un millón.

    A partir de ese momento, el dúo acuerda desaparecer totalmente de la vida pública durante tres años. Antes, para dejar constancia de su decisión, pintan en una furgoneta un contrato para poner fin a la Fundación K durante los próximos 23 años. Acto seguido, la furgoneta es arrojada al Océano Atlántico.

    Hasta mediados de 1997 no se tienen noticias de ellos. En ese momento, dos anuncios en la revista de ocio de la capital británica Time Out avisan que el 2
    de septiembre de ese mismo año habrá una actuación única de Bill Drummond y Jimmy Cauty en la Sala Barbican de Londres.

    El texto de aquellos dos anuncios dice así: 'Están de vuelta. Los Creadores del
    Trance. Los Señores de lo Ambiental. Los Reyes del House para los Estadios. Los
    Padrinos de Techno-Metal. El Grupo Más Grande de Rave del Mundo que Jamás Ha Existido'.

    Los que acuden saben que no será una actuación normal, y por supuesto que no lo
    es. El dúo se presenta como ancianos en sillas de ruedas motorizadas, con un cuerno gigante en la cabeza, y ofrecen un concierto de tan sólo 23 minutos en los que interpretan una única canción, su nuevo single, "Fuck The Millenium" ("Qué se joda el milenio").

    Unos días más tarde, una pintada con ese mismo texto aparece cubriendo las paredes del Teatro Nacional Británico. Los responsables del teatro, desconocedores de las andanzas del dúo, manifiestan ignorar de qué se trata y aseguran que piensan "que puede ser obra de seguidores de la Princesa Diana disgustados por su reciente fallecimiento".

    A finales de ese año, abren una línea telefónica para que el público responda si el dúo debe o no 'joder' el milenio. Como la respuesta mayoritaria es positiva, se proponen erigir una torre de ladrillos de unos 50 metros de alto, llamada la Pirámide de la Gente, con el fin de establecer un contraste con el Domo del Milenio que está a construir el gobierno británico.

    Su aventura se despide con un single editado en las últimas semanas de 1999, justo antes del cambio del milenio, grabado conjuntamente con Fat Les bajo el nombre de Solid Gold Chart Busters (Sólidos creadores de éxitos de oro) y basado en el sonido repetido de un teléfono móvil.

    Así hasta ahora, aunque conviene estar al acecho con esta célula irrepetible y totalmente imprevisible.

    Xavier Valiño
    http://www.ultrasonica.info



    -
    A reveure!!
    Enric
    _____________________________________________________________________
    FidoNet: 2:343/107.1 | beholderbbs.org | fidonet.cat | fidonet.ws
    InterNet: kishpa(at)kishpa(dot)com | kishpa.com | GPG#0xDCCB8CFC

    ... WinErr 007: Insuficiente cantidad de dinero gastada en hardware.
    --- crashmail + golded + binkd
    * Origin: Black flag & crossed bones : Eye Of The Beholder BBS! (2:343/107.1)
  • From Francisco Alvarez@2:343/107 to Enric Lleal Serra on Thu Oct 14 22:10:14 2010
    Hola All!

    Buenas Enric!

    De la compra de un CD recopilatorio de esta banda inglesa, Xavier Valiño de Ultrasonica me ha hecho llegar un artículo que escribió sobre ellos hace unos años y que tiene publicado en uno de sus libros...
    *The KLF: la historia más grande jamás contada*

    Yo de The KLF sólo recordaba un tema donde participaba el gran Glenn Hughes. AMEEERICAAAA What time is loooooveeee!


    En el videoclip salían remando en un barco.


    Un saludo!

    --- BBBS/LiI v4.01 Flag
    * Origin: Eye Of The Beholder BBS : el Corsario de FidoNet (2:343/107)
  • From Enric Lleal Serra@2:343/107.1 to Francisco Alvarez on Fri Oct 15 12:43:10 2010
    ­Hola Francisco!

    El Jueves 14 Octubre 2010 a las 22:10, Francisco Alvarez escribió a Enric Lleal
    Serra:

    Yo de The KLF sólo recordaba un tema donde participaba el gran Glenn Hughes. AMEEERICAAAA What time is loooooveeee!

    Sí, excelente canción y aún mejor videoclip (de cuando aún se hacían videoclips). Todo el tono del clip, con la lluvia y el temporal... Genial. Mírate algún otro clip de los KLF en YouTube (Doctoring the Tardis es hilarante).

    En el videoclip salían remando en un barco.

    Hacia el descubrimiento de América! ;-)

    -
    A reveure!!
    Enric
    _____________________________________________________________________
    FidoNet: 2:343/107.1 | beholderbbs.org | fidonet.cat | fidonet.ws
    InterNet: kishpa(at)kishpa(dot)com | kishpa.com | GPG#0xDCCB8CFC

    ... No dejes el camino si quieres que te guíen.
    --- crashmail + golded + binkd
    * Origin: Black flag & crossed bones : Eye Of The Beholder BBS! (2:343/107.1)